Torta roja y blanca con mousse de fresas

Ingredientes

Para la pasta quebrada:

  • 50 g de mazapán
  • 60 g de mantequilla fría
  • 100 g de harina
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 yema de huevo

Para el relleno:

  • 3 hojas de gelatina roja
  • 9 hojas de gelatina blanca
  • 200 g de fresas
  • 3 huevos
  • 100 g de azúcar
  • 500 g de yogur
  • 1 sobre de vainillina azucarada
  • 200 g de crema de leche espesa

Además:

  • mantequilla para el molde
  • 6 hojas de gelatina blanca
  • 500 g de fresas
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 100 g de crema acidificada
  • pistachos picados para adornar

Preparación

1 Corte el mazapán y ta mantequitla a trozos pequeños, mézclelos con harina, azúcar y yemas de huevo y amase. Forme una bola, envuélvata con película de plástico y déjeta en la nevera unos 30 minutos. Precaliente el horno a 200 *C. Engrase el fondo del molde y extienda la pasta encima. Pinchela varias veces con un tenedor y hornéela de 15 a 20 minutos, retirela y déjela enfriar.

2 Remoje la gelatina roja y la blanca por separado en agua fria. Prepare las fresas y redúrcalas a puré. Separe las claras de las yemas; bata las yemas con 75 g de azúcar hasta que estén espumosas y añádales la gelatina blanca exprimida. Mezcle el yogur con la vainillina azucarada y luego con las yemas batidas. Monte las claras y la crema de leche por separado y mézclelas con la preparación anterior. Dividala en dos, y mezcle una de las mitades con el puré de fresas, la gelatina roja exprimida y el
azúcar restante. Coloque ambas mezclas de gelatina en la nevera hasta que la gelatina empiece a cuajar.

3 Ponga el fondo de tarta en el molde. Llene 2 mangas pasteleras con boquilla lisa con cada una de las cremas y forme 2 capas de circulos concéntricos alternando ambos colores. Déjelo enfriar.

4 Remoje la gelatina en agua fria. Prepare las fresas y redúzcalas a puré. Meacle la gelatina derretida y el azúcar con el puré de fresas, distribuya la mezcla sobre la tarta y atisela. Alise la superficie de la tarta, ponga la crema acidificada en una manga pastelera provista de una boquilla muy fina, y dibuje circulos concéntricos sobre la tarta. Con unos palillos de madera, estire unas lineas hacia los lados. Deje reposar la tarta en la nevera 2 horas antes de servir. Adorne el borde con los pistachos picados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *